La investigación en Bolivia aporta su listado de dimensiones de la pobreza

Fotografías: participantes en el proyecto internacional sobre dimensiones de pobreza en Bolivia

En Bolivia, personas en situación de pobreza, estudiantes, profesionales y personas del mundo académico de El Alto, La Paz, Huanuni y la población de Hornuni, trabajan desde hace más de un año para elaborar un listado de dimensiones de la pobreza y contribuir así al proyecto internacional llevado a cabo por el Movimiento ATD Cuarto Mundo y la Universidad de Oxford.

Esta investigación busca sentar las bases para la utilización de indicadores de medición de la pobreza más eficientes y cercanos a la realidad. Todos los países participantes —Bangladesh, Bolivia, Estados Unidos de América, Francia, Reino Unido y Tanzania— utilizan la metodología del Cruce de Saberes para crear las condiciones necesarias para la plena participación de personas en situación de pobreza junto a otras personas provenientes de otras realidades.

En Bolivia, el equipo nacional de investigación se compone de cuatro personas con experiencia propia de la pobreza, una académica, una profesional y dos coordinadores que se formaron juntos en la metodología del Cruce de Saberes durante el 2017. De abril a junio de 2018, este equipo puso en práctica todo lo aprendido durante la formación y animaron el trabajo desarrollado por un total de diecisiete grupos de pares, es decir, grupos de personas que comparten una misma realidad.

Las mismas técnicas de investigación fueron empleadas en cada uno de estos grupos de pares para, en primer lugar, ayudar a construir la confianza  y, desde ahí, favorecer que los coinvestigadores pudieran brindar su conocimiento de la pobreza, desde su realidad y desde su formación. Ocho de estos grupos de pares estuvieron conformados por personas que viven o han vivido en situación de pobreza o pobreza extrema, entre los otros nueve grupos había profesores de primaria y secundaria, estudiantes, profesionales de diferentes áreas y académicos comprometidos en investigaciones económicas y sociales.

Estos grupos de pares fueron capaces de encontrar el mejor camino de consenso y brindar al equipo nacional de investigación sus listas de dimensiones de la pobreza, cada una de las cuales contenía una propuesta de título, una breve definición y una lista de características.

El primer reto para el equipo nacional de investigación consistió en analizar estas diecisiete listas. Con este fin, los miembros del equipo con experiencia directa de la pobreza analizaron por separado y consolidaron una sola lista de dimensiones resultantes de los ocho grupos de pares que comparten su misma realidad; de igual manera, los miembros del equipo que no tienen esta experiencia directa de la pobreza analizaron y consolidaron una sola lista resultante de los otros nueve grupos de pares que comparten está misma realidad. Así, se logró conformar, a partir de las diecisiete de origen, dos listas de dimensiones con las que continuar trabajando: ¡reto cumplido!

El nuevo reto: conformar una sola lista de dimensiones que contuviera lo más importante e imprescindible del total de las diecisiete listas. Con este fin, fue necesario experimentar el Cruce de Saberes en plenitud: tiempos en los que el equipo se dividió en dos para confirmar sus pensamientos y sus reflexiones por separado, otros momentos en los que el equipo era uno solo, cruzando sus análisis. Finalmente se logró llegar al objetivo de tener una propuesta de lista de dimensiones consolidadas en Bolivia.

Finalmente, del 29 de junio al 1 de julio, se organizó un evento de Cruce de Saberes con la participación de 32 representantes de los diecisiete grupos de pares, seguros de ser parte de una investigación participativa desde el principio hasta su fin. El objetivo de este encuentro era el de concluir el proceso de construcción colectiva y validación de la lista de dimensiones, comparándolas con la realidad boliviana y encontrando entre ellas relaciones naturales. Este evento solo evidenció lo que ATD Cuarto Mundo trabaja desde ya hace años en el campo de la investigación social: todos y todas pueden ser coactores en la construcción de una investigación si se comprometen a entender el punto de vista del otro, pero sobre todo, si somos capaces de crear juntos las condiciones necesarias para vivir un verdadero cruce de saberes y de prácticas.

¿Qué sigue ahora? El equipo nacional de investigación de Bolivia aportará esta propuesta final de dimensiones de Bolivia y participará del trabajo de comparación con las listas de dimensiones que los otros cinco países aportan a esta investigación internacional. Así, junto a la Universidad de Oxford, tomadores de decisiones, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, y siempre personas que tienen o han tenido experiencia directa de la pobreza, mantienen su compromiso de contribuir a diseñar los indicadores mundialmente aplicables para medir la pobreza.

Sin lugar a dudas, llegarán más noticias del desarrollo de este proyecto con tanto potencial de impacto en la lucha contra la pobreza.