¿Una biblioteca de Calle a distancia?

Pilar Boche contando cuentos desde Escuintla (Guatemala)©ATD Cuarto Mundo


«Me gusta escuchar los cuentos por teléfono porque no tengo muchos libros en casa para leer. Extraño la biblioteca de calle: estar con los animadores, que me puedan leer y hablar con ellos, o estar ahí en el local para reír con mis amigos de la biblioteca de calle».

Snaider. 8 años. Lima (Perú). Conversación telefónica.

«Y así cada noche, estuviera donde estuviese, el señor Bianchi telefoneaba a Varese a las nueve en punto y le contaba un cuento a su hija».

Gianni Rodari. Cuentos por teléfono.

 

minilibros©ATD Cuarto Mundo

Desde hace más de 30 años, ATD Cuarto Mundo desarrolla bibliotecas de calle y de campo en algunos de los barrios y comunidades más pobres de latinoamérica. El objetivo es crear un espacio en el que niños y adolescentes pueden encontrarse con los libros de manera gustosa y liberar la imaginación, la palabra y el potencial de cada uno. En el corazón de estos espacios está el compromiso de los animadores que los preparan y animan semana a semana. Además, alrededor de estas bibliotecas han nacido clubes de lectura y festivales del saber que son también lugar para el arte, la literatura y el encuentro.

Con la llegada del covid-19 y el confinamiento decretado por muchos gobiernos, la realidad de las familias en pobreza se ha tornado aún más difícil. A los esfuerzos por la sobrevivencia, se suman los necesarios para seguir la escuela en línea, en televisión o en radio, y la dificultad para responder a todas las exigencias escolares en estas condiciones.

«Muchos no saben cómo manejar la tecnología. Además, comprar megas es un gasto muy grande… De un curso, la mitad de los alumnos están pasando y la mitad no. La preocupación de los papás es saber si los hijos van a pasar el año».

Roxana Quispe, EL Alto ( Bolivia). Webinar Solidaridad, cuidador mutuo y resiliencia

En las primeras llamadas telefónicas del confinamiento, las familias hablaron sobre todo esto y lo difícil que es para los niños quedarse en hogares a menudo muy pequeños, con pocas posibilidades de disfrute y demasiadas tareas para la escuela. Por su parte, los animadores se preguntaron: ¿cómo podrían las bibliotecas de calle y los clubes de lectura continuar dando fuerzas a estos niños y niñas y a sus papás? ¿será posible hacer algo desde la distancia?

  • «Tenemos que encontrar la manera de hacer saber a los niños que no los hemos olvidado. Yo siempre pienso en ellos, y estoy segura que ustedes también. Eso se lo tenemos que hacer saber para no romper el vínculo que tenemos como animadores, y que ellos sepan que no están solos en estos momentos».
  • Martha Callisaya. Animadora Biblioteca de Calle. El Alto (Bolivia). Reunión en videoconferencia.

En los diferentes países, el confinamiento ha sido más o menos estricto en diferentes momentos, pero en ningún lugar ha sido posible desde el mes de marzo volver a las bibliotecas de calle o a los clubes de libros. Con el fin de continuar alentando a los niños y familias en su vínculo con la lectura y cultivar el sentido de pertenencia y el lazo de amistad, los animadores de ATD Cuarto Mundo han puesto en marcha una gran creatividad.

A lo largo de estos seis meses, se han contado cuentos por teléfono a grupos enteros de hermanos; se han grabado videocuentos para hacer llegar a los niños a través de whatsapp; Tomando todas las precauciones necesarias, se han creado bolsas lúdicas y paquetes deminilibros y de actividades creativas para dejar en las casas; se han prestado libros llegando a los hogares o a través de puntos de recogida en los barrios… Iniciativas para que la lectura y la imaginación continúen siendo, también ante esta nueva realidad,  herramientas de apoyo yresistencia.

Play with YouTube

By clicking on the video you accept that YouTube drop its cookies on your browser.

Videocuento La Pequeña Niña, narrado por Fray Quispe desde Cusco (Perú)

  «Profes Fray y Amélie, buenas noches,¿cuándo nos van a mandar otro cuentito?».Rony. 11 años. Cusco (Perú). Mensaje a través de whatsapp.

  • «El cuento en quechua ha gustado mucho a mis hijos y a mi esposo. Es muy impresionante lo que vivimos todos ahí juntos, escuchando en familia un cuento. Ese día mis hijos aprendieron que su papá también habla y sabe contar cuentos en quechua. Y ahora mis hijos quieren conocer el lugar donde creció su papá, y a partir de ese día él noscuenta cuentos en quechua de vez en cuando y son muy bonitos». Sarita Guevara. Lima (Perú).

A lo largo de las semanas, han sido muchas las reacciones a las diferentes iniciativas. Los niños suelen pedir noticias de los animadores y hablan de echar de menos, de la amistad y de lo que les gusta o no en los cuentos que reciben, Los papás y las mamás a menudo cuentan cómo estas iniciativas apoyan sus propios esfuerzos para que sus hijos aprendan y crezcan felices.

  • «A mí me gustó el cuento sobre Sol y Luna. Lo que más me gustó fue cuando las dos hermanas Sol y Luna volvieron a ser lo que siempre eran: Sol y Luna. Lo que no me gustó mucho es que las hermanas decidieran cambiar su poder: la luna quería ser sol y sol quería ser luna. No me gustó porque ellas dos eran únicas y nadie lo podía negar».Kira 10 años y Kalet 12 años. Lima (Perú) Conversación telefónica.
  • «Las historias que envían les encantan a mis niños. Además, nos hemos divertido con lostrabalenguas, ¡que incluso mi esposo hizo!».Juana Quino. Ciudad de Guatemala.

Vera Campeao es animadora de la Biblioteca de Calle en Caxambú (Petropolis, Brasil) desde hace más de 13 años. En uno de sus informes cuenta: «Nuestra comunicación desde que ya no podemos ir a visitar ha sido a través demensajes, videos, llamadas telefónicas y aveces Facebook. Las familias dicen que se sienten conectados a nosotros y queperciben nuestro afecto y atención. Para mí es muy importante enviar estos videos porque es un rico medio de transmisión de mensajes y de toda nuestra preocupación con nuestra comunidad de Caxambu.

Play with YouTube

By clicking on the video you accept that YouTube drop its cookies on your browser.

En el primer video, me propuse mostrar la fuerza y la capacidad de los niños para ayudar aresolver los problemas y en este segundo video traté de crear una historia con ilustraciones sobre cómo los niños podrían utilizar la lectura y la imaginación para hacer frente a esta nueva realidad».

Para Amelie, animadora de bibliotecas de calle en el Cusco, lo importante es continuar estando presentes. En internet podrían encontrarse un sin fín de materiales para niños, pero reconocer a un amigo en el video hace a los niños sentirse parte y saber que, aunque se esté lejos físicamente, siguen estando juntos.

  • «¡Esos Pantuflios me hacen reír! Pantuflo es un abuelo y la Pantuflia es una niñita, pero nosotros ya sabemos ¡que son la Amélie y el Fray!». Estefany, 11 años. Cusco (Perú). Conversación telefónica.

En Perú, la creación de estos vídeos ha sido también la oportunidad de traer voces de antiguos animadores de biblioteca de calle e invitar a nuevas personas a contribuir. Así, a pesar del distanciamiento físico, se ha continuado construyendo Movimiento para la lucha contra la pobreza.

En Guatemala, los niños del club de lectura han contribuido con pequeñas grabaciones para unvideo colectivo del club. En los vídeos del club, lo importante es que en el vídeo puedan verse claramente los textos de manera que otros puedan también leer en voz alta.

Play with YouTube

By clicking on the video you accept that YouTube drop its cookies on your browser.

Video Club de Lectura, con cuentos narrados por Fabiola Mamani y los niños del club desde Guatemala.

En los momentos y lugares que es posible, los animadores han visitado a las familias para prestar libros o entregar bolsas lúdicas, paquetes de creatividad o de minilibros. Es necesario hacerlo con todas las precauciones, pero no es siempre fácil: «Sus brazos se abrieron con tanta rapidez que una debía reaccionar y dar un salto hacia atrás. Eso fue realmente frustrante y triste, duele no poder abrazarlos, lo vivimos muy mal junto a Vivi, pero cuando explicamos a los niños por qué no podemos abrazarnos, ellos entendían muy bien”, contó Sulma Flores, animadora de biblioteca de calle en Guatemala.

«Las temperas y los crayones que han compartido sirvieron para que mi hija lograra hacer su tarea de la rosa cromática. Se le terminaron las temperas y no tenía dinero para comprar más, así que le dije que la dejará como estaba . Ese día vino David con la bolsa de creatividad y ella pudo terminar su tarea. A mi más pequeño, los crayones lo motivaron para hacer sus tareas, porque no quería hacer nada de tarea». Roxana Fajardo. Escuintla (Guatemala).

A pesar de todos los esfuerzos,es un reto no poder encontrarse. Para los niños de la biblioteca de calle es difícil no poder disfrutar del montón de libros, estar con el amigo o leer con su animador favorito. Para los animadores, lo es no poder compartir con los niños y sus familias su pasión por los libros y por un mundo mejor. Para los padres, que tanta confianza depositan en el potencial de la biblioteca, es difícil ver como sus hijos tienen en estos momentos aún más dificultad para aprender. Desde luego, los animadores de las biliotecas de calle y los clubes de lectura a lo largo y ancho de América Latina continúan con la esperanza de reencontrarse pronto con un abrazo. Mientras tanto, estos desafíos son una invitación a ser más creativos para continuar inspirando a los niñosy niñas de las bibliotecas de calle y los clubes de lectura, ¿a qué estamos llamados ahora? ¿quépodemos inventar que nutra el deseo de aprender y de crear de los niños? ¿qué necesitan? ¿y quésería un apoyo para los padres en estos momentos?

>  Descubre aquí la lista completa de videocuentos y lecturas para los clubes.