«¡Ya no quiero vivir de migajas!»

Esta página está disponible en Português

Foto: Tatiana Soares y Mariana Guerra, Brasil, 2020.


Tatiane Soares militante de Cuarto Mundo, acepta un intercambio virtual junto a Mariana Guerra, voluntaria permanente de ATD Cuarto Mundo Brasil. Ambas comienzan la conversación compartiendo su gusto por las plantas.

«Si plantas una semilla, la esperanza renace. La semilla es una flor más que nacerá en tu vida».

A través de la cámara de su teléfono móvil, Tatiane hace un recorrido virtual por el jardín de su casa situada en la favela de la Colina de los Ángeles, en el barrio de Caxambu de Petrópolis1. El patio, con un gran huerto, está lleno de árboles, plantas y flores . También muestra su espectacular vista de las montañas de esta región del estado de Río de Janeiro. Así Tatiane describe su apego a la tierra, que está en el corazón de su compromiso.

«Todo lo que hacemos en la vida, todo lo que plantamos es esperanza. Y con esperanza, todo puede funcionar».

Para Tatiane, estar atento a los demás es un deber humano. No es una cuestión de caridad. Este sentido del otro se refiere tanto a los humanos como a la naturaleza. Solo con este sentido del otro podemos hacer frente a las crisis acumuladas que están devastando el Brasil y el mundo. Por eso Tatiane propuso a Mariana añadir semillas de girasol a los kits de productos de prevención de COVID 19 que serán compartidos con los habitantes de Angel Hill. La semilla es el abrazo que no se puede dar en tiempos de pandemia.

«Así es como pienso en mi vida, voy a hacer todo lo que pueda. La gente necesita palabras ahora mismo. Necesitamos esos gestos de afecto. Recordé la flor de girasol. Es amarilla. Es una flor hermosa. Hemos metido esas semillas de girasol en los kits para que la gente pueda plantarlas. Si se planta una semilla, la esperanza renace. La semilla es una flor más que nacerá en tu vida. Todo lo que hacemos en la vida, todo lo que plantamos es esperanza. Y con esperanza, todo puede funcionar».

Citas, espejos y compromiso

A la edad de 16 años, Tatiane conoció las dificultades de la vida en la calle por estar embarazada. En varias ocasiones vivió el hambre. Sin embargo, Tatiane no se detiene a describir lo que sintió y prefiere hablar de los encuentros que la tocaron. Personas capaces de estimular el deseo de «cambiar la vida» y de seguir adelante.

Por ejemplo, el hombre que vende pollos asados:

«Tenía el dinero para comprar el pollo asado. Y el vendedor dijo: «No, toma este pollo, te lo daré». Me senté en medio de la calle, y mientras comía, me dije: «Si esto me está pasando, es para que le dé más valor a la vida».  Aprendí a valorar las cosas que Dios me da.

  • En el Brasil, como en muchos otros países, las personas que viven en la calle y los pobres en general son estigmatizados y mal considerados. Tatiane insiste en la importancia de entender la extrema pobreza desde el punto de vista de aquellos que se encuentran en estas situaciones: «A través de mi propia experiencia, puedo entender por qué la gente está en la calle, por qué están necesitados, por qué actúan de la manera que lo hacen. Necesitamos confiar más en lo que los pobres saben«.

Con la ayuda de su suegra, Tatiane logró salir de la calle. Se mudó a Caxambu en una época en la que «no había alcantarillas, no había nada. Tuvo que encontrar la manera de sobrevivir con su familia. Para hacer pañales para sus hijos, cortaba la ropa. En los días de mercado, con los vecinos, recogía la mercancía no vendida. Poco a poco, dichos esfuerzos acercaron a estas mujeres. Juntos, desarrollan el conocimiento que les permite sobrevivir y unirse.

  • Tatiane habla de la violencia que ella y otras mujeres del barrio sufren. Recordando estos momentos, Tatiane concluye:
  • «No me avergüenzo de mi vida, de mi historia. He protegido a mis hijos del hambre lo mejor que he podido. Pero en cierto momento, me dije: ¡ya no quiero eso! ¡Ya no quiero vivir de migajas! »

Tatiane se encuentra con el movimiento ATD Cuarto Mundo donde teje amistades. Este encuentro con el movimiento es un eco de su propia lucha:

«¡Hay palabras que nunca olvidaremos! Ciertos encuentros han marcado mi vida. Mariana trajo a alguien de la delegación general de ATD Cuarto Mundo a mi casa. ¡Me tocó y de repente era alguien! Son muy diferentes a mí, pero compartimos un compromiso común. ¡Somos espejos el uno para el otro!

A partir de entonces, el compromiso de Tatiane toma un nuevo impulso. Comienza a organizar encuentros con mujeres de la Colina de los Ángeles. Estos encuentros son como puntos fuera de la curva de la vida de una pobre mujer. Uno puede reconocerse en el otro y sentir todo el valor que tiene en sí mismo. Podemos sentirnos orgullosos del camino que hemos recorrido. Este es el desencadenante que provoca cambios en Tatiane y otras mujeres:

  • «Muchas mujeres aquí tienen mucha imaginación y sabiduría… Son mujeres que quieren superar la miseria. Prefiero a las mujeres necesitadas porque son guerreras, quieren superar la miseria. Las mujeres debemos unirnos para acabar con la violencia. ¡Nosotras, las mujeres de Angel Hill, cuando sufrimos violencia, dejamos de querernos! ¡Ya no tenemos el coraje de mirarnos en el espejo! ¡Si le das un espejo a una mujer del barrio bajo, ella suele mirar hacia otro lado! ¿Por qué no quiere verse hermosa? Porque no nos sentimos amadas, es como si fuéramos basura. Para mí, todo eso ha quedado atrás. Ya no quiero esa vida. Quiero tener una vida mejor, quiero ser una mujer diferente».

«Debemos unirnos con urgencia».

La filosofía de vida de Tatiana sobre la preocupación y la atención a los demás no limita la alteridad al ser humano. El otro es también el ser vivo, la biodiversidad.

Al analizar la pandemia, Tatiana está lejos de describir un escenario apocalíptico:

  • «Se dice que esta pandemia ha matado a mucha gente, que es el fin del mundo. ¡Pero no lo es! Si nos lo proponemos, podemos aprender una lección: debemos unirnos con urgencia. Necesitamos pensar en lo que realmente importa en este mundo para mejorarlo. ¿Qué importa y qué podemos hacer para resolver la situación en la que nos encontramos? Hoy en día no hay suficiente amor y paz. La gente está perdiendo todo y muriendo. Los animales son sacrificados, la naturaleza, por nada… El mundo está gritando, ¡necesita ayuda! Y lo que queda en nuestros corazones es nuestro amor. Esta pandemia está matando pero no nos derrotará. Tenemos que hacer todo lo que podamos y cambiar las cosas«.
  1. Petrópolis es una ciudad situada a unos sesenta kilómetros de la ciudad de Río de Janeiro, en el sudeste de Brasil. En 2020, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística estima su población en 306.678 habitantes