Mamá Louise «Les presento mi trabajo»

El 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores es una buena oportunidad para dar visibilidad al trabajo no reconocido, y definido como informal, de personas en situación de pobreza, con frecuencia alejadas y poco representadas por el ámbito del trabajo asalariado. En efecto, en todo el mundo las personas en situación más grave de pobreza desarrollan habilidades prácticas que no son reconocidas por la sociedad y que les permiten crear actividades generadoras de recursos y redes de solidaridad.
En este día proponemos una serie de artículos que rindan homenaje a estas personas invisibles que, sin embargo, a su escala, contribuyen a preservar los recursos limitados del planeta y a reafirmar una economía más humana.

Entre ellas, mamá Louise, de la ciudad de Bukavu, República Democrática del Congo (RDC), miembro de ATD Cuarto Mundo RDC y militante Cuarto Mundo. Trabaja como cargadora de bultos, un trabajo agotador pero que le permite alimentar a su familia y solidarizarse con su entorno.

Ser cargadora de bultos significa caminar por los mercados en busca de clientes para transportar sus compras a la espalda, recorriendo en ocasiones largas distancias. Con frecuencia se trata de cargas muy pesadas como sacos de mandioca o de plátanos. A pesar de todos los esfuerzos que exige, esta profesión es fuente de orgullo para mamá Louise.

  • «Soy cargadora de bultos. Trabajo en un mercado, cerca del lago Kivu. Aunque mi trabajo es difícil me impulsa a seguir porque Joseph Wresinski, fundador del Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo nos dice que no debemos dejar de luchar».

A través de su trabajo, mamá Louise ve la oportunidad de formar a quienes no tienen ningún medio para sobrevivir. Para ella es un deber y es así como ha ayudado a muchas personas necesitadas:

  • «Comparto mi trabajo con las personas que encuentro. A veces tenemos que transportar un saco de 40 kilos. Reparto con la otra persona la carga porque yo no puedo comer mientras mi vecina tiene el estómago vacío».

Ser miembro del Movimiento ATD Cuarto Mundo le permite expresarse libremente, sin complejos. Es miembro del equipo de coordinación de ATD Cuarto Mundo en República Democrática del Congo y cuenta al respecto:

«En esta coordinación soy de las personas que no saben ni leer ni escribir y sin embargo, me tienen en consideración como a una más. Todas las personas somos iguales porque, para el padre Joseph, lo importante no es privilegiar a quienes tienen estudios, sino que quienes han estudiado y quienes no han podido hacerlo se unan en favor de una misma causa. En ocasiones me dan la responsabilidad de animar una reunión y yo lo hago a mi manera. Me conmueve mucho ver que se me da la oportunidad de expresarme, nunca había vivido esto fuera de aquí».

También forma parte de un grupo llamado Familias Solidarias, familias que viven en situación de pobreza y que se han unido contra la miseria. Cada una comparte sus experiencias, sus ideas. Es la tesorera de este pequeño grupo. Llevan a cabo diversas acciones de solidaridad en sus barrios. Por ejemplo, ante la insalubridad reinante, el pasado 17 de octubre, Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, decidieron recoger todos los residuos plásticos.

Explica que con frecuencia van a visitar a familias muy aisladas y que viven en una situación más grave de pobreza que ellas, para romper con su soledad:

  • «Antes de integrar el Movimiento [ATD Cuarto Mundo] no hacía todo esto. Aquí he aprendido a devolver a las personas su dignidad, a dar amor y ofrecer apoyo».

Mamá Louise nos recuerda el valor que puede tener el trabajo en la vida de una persona y de su comunidad. En ATD Cuarto Mundo milita en defensa de sus derechos y de los de otras personas que comparten su misma situación. Es una dinámica de aprendizaje mutuo. Afirma con orgullo: «En el Movimiento aprendemos que tenemos que compartir nuestra inteligencia con las demás personas, ya he dicho que no sé leer ni escribir, hay un miembro de la coordinación que se ha esforzado por enseñarme. Se llama Bob. Ahora sé escribir mi nombre y el de ATD».

Para saber más véase la entrevista de mamá Louise en francés.