«Si nos escucháis, existimos»

El grupo Tapori de Sevilla y sus familias quieren abrir la Biblioteca Municipal los sábados. Con esta iniciativa nos recuerdan, en este año en que conmemoramos el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos de la Infancia, algo fundamental de este convenio internacional: la necesidad de escuchar a la infancia cuando se manifiesta en favor de los derechos de todos.
Si deseas saber más, lee su  petición  y este artículo del  Diario de Sevilla

Movilizados por la mejora del barrio

Desde 2011, ATD Cuarto Mundo está presente en el barrio conocido como las «Tres Mil Viviendas», uno de los más pobres de España. Fuertemente estigmatizado y aislado, y más los fines de semana y días festivos cuando ninguna asociación ni institución están presentes. El equipo de Cuarto Mundo decidió, con el permiso y apoyo de los padres, poner en marcha una Biblioteca de Calle los sábados por la mañana. Al mismo tiempo, sostenían las luchas del vecindario: por una vivienda digna, por una educación a la altura de las expectativas de las familias, por demostrar la empleabilidad de las personas más pobres y poner de manifiesto sus múltiples capacidades, saberes, oficios y luchas, ignorados por la sociedad.

Un grupo Tapori en Sevilla movilizado por los derechos de todos

El grupo siguió con entusiasmo las movilizaciones de sus familias y se puso en marcha. Buscan cómo mejorar la convivencia en las plazoletas, reflexionan y hacen propuestas. Alba, animadora del grupo y aliada de Cuarto Mundo explica:

«Hemos buscado con determinación a los más alejados del trabajo, de la vida social, del libro, y ahí la Biblioteca de Calle ha sido fuente de encuentros y descubrimientos.

 

Los niños y niñas están ávidos de leer, de conocer. Cogen los libros uno detrás de otro sin haberlos todavía terminado. Desean poder tocarlos, investigar en sus páginas. Inventan sus propias historias sobre un mismo cuento ya leído y proponen juegos con las ilustraciones.

Y cuando supieron del grupo Tapori del barrio de San Isidro, en Madrid, comenzaron con una gran alegría a escribirles y recibir cartas».

El grupo Tapori de Sevilla está formado por niñas y niños de las plazoletas de los verdes, algunos participan a la Biblioteca de Calle, otros no. Sin embargo, todos coinciden en una cosa: quieren poder ir a la Biblioteca Municipal el fin de semana cuando todo está cerrado. Además, piensan que es algo que no sólo será bueno para ellos, sino para todos los habitantes.

Abrir la biblioteca los sábados, un desafío

A pesar de que los sábados, cuando se reúnen, encuentran la puerta de la biblioteca del barrio cerrada, los niños y niñas persisten durante casi un año, siguen acercándose a la puerta cerrada. Un día deciden probar otra estrategia. Reunidos, escriben una carta.

Escriben primero sobre un papel ya utilizado, en una mesa que cojea y sin goma para poder corregir. Pero da igual, porque lo tienen claro. Sus familias les apoyan, están orgullosos de ellos, y van firmando. Van pasando el lápiz casi sin punta. Todos firman: pequeños y grandes. Sepan escribir bien o mal, nadie quiere que firmen por ellos. Se han movilizado, han pasado a la acción.

Algunas, madres que crearon una cooperativa vecinal Tres Mil Ideas dicen que van a buscar a otros adultos de las plazoletas para que apoyen también a los niños. Dicen que desde el colegio Andalucía, les pueden apoyar hablando con la directora y la jefa de estudios. La noticia se publica en el periódico del centro educativo y así firman cada vez más vecinos de las plazoletas de «Los Verdes«. Firmas que se enviaron a las autoridades [Directora del Distrito Sur del Ayuntamiento y Comisionada para el Polígono Sur (representación del Parlamento Andaluz en el barrio).

El grupo Tapori recibió en agosto una primera respuesta oficial asegurándolas que en septiembre se reunirían directamente con los representantes del ICAS (Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla), entidad que gestiona todas las bibliotecas y teatros de la ciudad.

A día de hoy y aunque las autoridades dicen tener en la agenda la reunión, esta no llega. El grupo Tapori y sus familias no se dan por vencidos y se movilizan para crear pancartas y carteles. Han logrado reunir 750 firmas más, de Sevilla y de fuera de la ciudad y ya tienen su programa para el 17 de Octubre y para el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Es una empresa difícil, pero siguen adelante porque tienen claro que:

  • el respeto a la infancia es también escuchar y tener en cuenta sus propuestas de mejora del barrio, como se afirma en la Convención sobre los Derechos del Niño: los niños y niñas tienen derecho a gozar de libertad de expresión (art 13.1) y se debe tener en cuenta su opinión sobre los asuntos que les afectan (art 12.1).

Te invitamos a apoyar la iniciativa de estos niños y niñas y sus familias firmando y compartiendo el enlace.

Para que sepan que no están solos, que existen y que tienen hoy más fuerza, gracias a la movilización de personas de su barrio y fuera de él.