«No tenemos elección»

Ashura Onesmo es miembro del movimiento ATD Cuarto Mundo en Tanzania. Su trabajo de fabricación de grava golpeando piedras en una cantera es agotador y peligroso. Cada día se ve obligada a llevar con ella al trabajo a sus niños cada. Sin embargo, sin estudios, no tiene ningún otro medio para apoyar a su familia. A pesar de estas dificultades, afirma: «No desesperamos porque confiamos que un día las cosas cambiarán». Esta es su intervención con motivo de la celebración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza en Tanzania.

Me llamo Ahura Onesmo, soy madre de cinco hijos y trabajo fabricando grava en la cantera que llaman «Cambodia». El origen de mi situación de pobreza fue el conflicto entre mi madre y mi padre.
Mi madre tuvo que criar ella sola a sus hijos y su único ingreso era lo poco que ganaba haciendo múltiples tareas.

Logré estudiar hasta séptimo grado de primaria, pero no pude ir a la escuela secundaria. Si hubiera logrado avanzar en los estudios habría podido encontrar un buen trabajo y salir de la pobreza.
Para una mujer como yo, la forma de luchar contra la pobreza es rompiendo piedras, fabricar grava.

  • Es un trabajo que no requiere más inversión que tu propia fuerza. Sin embargo, romper piedras [para fabricar grava] es un trabajo duro y muy peligroso. Hacemos este trabajo porque no tenemos elección.

Un trabajo peligroso y mal remunerado

Me suelo levantar a las cuatro de la mañana, hago algunos zumos para vender y la comida para mi familia. Después voy a trabajar a la cantera. Llego a las seis y seguidamente me pongo a romper piedras para fabricar grava. Paro a las tres de la tarde y separo los montones de grava en bidones. En una jornada puedo llenar entre 7 y 20 bidones y ganar entre 2000 y 5000 chelines tanzanos (TZS). Es insuficiente para cubrir las necesidades de una familia, pero seguimos luchando. A pesar de estas dificultades, afirma: «No desesperamos porque confiamos que un día las cosas cambiarán».

El trabajo de romper piedras para fabricar grava es un trabajo que cualquier persona puede hacer porque no se necesita ningún tipo de capital inicial, salvo tus propias fuerzas. Pero este trabajo está acompañado de graves riesgos;

  • el polvo puede ocasionar tuberculosis y otras enfermedades, además. trabajamos bajo el sol todo el día con una pobre alimentación.

Como mujeres afrontamos otro tipo de problemas particulares, por ejemplo, levantar y transportar grandes piedras puede ocasionar abortos y otras lesiones internas.

«Cada día nuestros hijos están con nosotras»

Son muchos los problemas como consecuencia de la pobreza. Nuestros hijos están todos los días con nosotras en la cantera y se crían allí. Ellos mismos empiezan a fabricar grava muy jóvenes. Se acostumbran a tener dinero, lo que, con frecuencia, se traduce en que no quieran ir a la escuela. En estas circunstancias algunas familias prefieren que ganen su sustento, aportando a la vida de la familia, en vez de ir a la escuela.

En nombre de las mujeres que trabajan en la cantera, muchas gracias.

 

Para saber más sobre ATD Cuarto Mundo en Tanzania