Joseph Wresinski | la exclusión, una invitación a la unidad

En este año de preparación del centenario del nacimiento del fundador de ATD Cuarto Mundo, conferencias y debates sobre el pensamiento y el mensaje de Joseph Wresinski serán organizados en diversas partes del mundo.

Jean Vanier, fundador de las Comunidades del Arca, y Georges-Paul Cuny, autor del libro “L´homme qui déclarait la guerre à la misère” (El hombre que declaró la guerra a la miseria) han intervenido en una conferencia titulada “La persona excluida – pobre, discapacitada – camino de unidad” que se ha celebrado en el Collège des Bernardins (Paris), el 12 de marzo de 2016.

Extractos de la conferencia

Jean Vanier cuenta su encuentro con el Padre Joseph y ATD Cuarto Mundo en Burkina Faso.

  • “Yo lo percibí como un precursor. Era ese hombre que gritaba algo que nosotros decíamos muy tímidamente, cuando decía que los más pobres eran los que iban a salvar nuestro mundo.
  • Esta relación con ATD, con el Padre Joseph, con Monique y Dominique (esos voluntarios que me permitieron encontrar a las viejas mujeres expulsadas de sus comunidades y a los mendigos en las calles de Ouagadougou) me ha dejado una profunda huella en el corazón, en la inteligencia. Y esto, tal vez, me ha permitido profundizar el sentido del Arca. Joseph Wresinski decía que las personas excluidas nos salvan y salvan el mundo. Del mismo modo aquellas que han intentado superar situaciones atroces debido a su discapacidad son las que nos transforman y nos salvan.” Y puedo citar estas palabras del Padre Joseph: “Las personas con discapacidad que ustedes encuentran todos los días y que constituyen el eje de sus vidas, han recibido por misión hacer que nazca el amor y que se propague y obligar a los hombres y a las mujeres a amar, a amarse y a hacerse amar”.

Las personas pobres son maestros de la conciencia

Georges-Paul Cluny menciona lo que más le ha impresionado en su encuentro con el Padre Joseph: “Decía que las personas más pobres son nuestros maestros. Y esto no es algo fácil de entender. Es evidente que no son nuestros maestros en materia de conocimiento, de aptitudes, sino que son maestros en materia de conciencia…Y esto se suma a la profundidad de la cultura occidental que desde siempre constituye un esfuerzo permanente por ampliar la conciencia. Los más pobres nos enseñan la conciencia de la justicia, la conciencia de la injusticia, la conciencia del desprecio. Es esto lo que aprendemos a través de sus palabras, pues permiten a quienes se suman a ellos profundizar y ampliar su conciencia».

La relación es la respuesta a la exclusión

Jean Vanier: “El Padre Joseph con todo su ser era un grito. Gritaba por su pueblo, para que las personas se unieran, para que se encontraran. Decía «si no escuchan a las personas rechazadas, corremos el riesgo de avanzar hacia una catástrofe”. Lo importante es que nosotros, los seres humanos, nos encontremos, que haya amor y que la exclusión termine. La palabra que más me sorprendía siempre de Joseph era la palabra «humillación». Ayudaba a las personas a ponerse en contacto, a entablar amistad, con una visión al límite de lo político, en el sentido que es necesario que la política mire a los más pobres, y para eso es necesaria no tanto una visión política sino una visión fundamentada en el encuentro. Tras la persona excluida hay un “tú” oculto por el mundo de la humillación. Hacer que nazca ese tú a través de la cultura, de la educación y todo el resto de cosas… Ayudar a las personas pobres a reencontrar su belleza, su dignidad como ser humano. Ayudar a las personas a ponerse en pie. Esta visión de un mundo que cambia desde abajo, es profética”.

En este enlace puedes encontrar el vídeo de la conferencia (exclusivamente en francés).