El Arca, de Jean Vanier, y ATD Cuarto Mundo: una profunda relación orientada hacia sociedades más humanas

Jean Vanier, fundador del Arca* y amigo de ATD Cuarto Mundo, falleció el pasado 7 de mayo de 2019. Por medio de este correo, la Delegación General de ATD Cuarto Mundo quiere rendir homenaje a Jean Vanier y reafirmar lo mucho que representa para nosotros, así como sumarse al dolor de los miembros del Arca ante su pérdida.

Estimadas amigas y amigos del Arca:
Con profunda tristeza y emoción recibimos la noticia del fallecimiento de Jean Vanier.
Su prolongada relación de amistad con Joseph Wresinski ha permitido establecer una profunda relación entre nuestros dos movimientos. Perdemos un amigo, un hermano mayor y nos sumamos a ustedes en su dolor. Junto con el conjunto de miembros de ATD Cuarto Mundo en el mundo, les hacemos llegar nuestro más sincero pésame. Queremos rendir homenaje a este hombre excepcional que ha enriquecido nuestra humanidad y queremos dejar constancia de nuestro respeto y reconocimiento hacia él.
Nos sentimos honrados cuando nuestros caminos se cruzaron por primera vez a inicios de los años 80, cuando miembros del volontariado de ATD Cuarto Mundo integraron el Arca en Burkina Faso y Jean Vanier acompañó sus primeros pasos en ese país.

Jean Vanier con los niños del Patio de los cien oficios, ATD Cuarto Mundo, Uagadugú, Burkina Faso ©ATD Cuarto Mundo, 1984-Centro Joseph Wresinski
  • «Amar no es hacer algo para una persona, es estar con ella».

Detrás de esta afirmación Jean Vanier pone en evidencia el gran respeto que sentía y manifestaba a toda persona con quien se encontraba. Nosotros mismos hemos podido sentir ese profundo e incondicional respeto por los demás en cada uno de nuestros encuentros con él.

  • «Estar con los demás» es vivir y comprometerse juntos, es contar unas personas sobre otras para hacer algo juntos y no únicamente para hacer algo para la otra persona.

Además, es lo que nos une profundamente a vosotros.
La espiritualidad y la acción de Jean Vanier han sido y seguirán siendo para nosotros fuente de inspiración. Recordamos con emoción la calidad de su presencia cuando nosotros mismos atravesábamos un difícil momento después del fallecimiento de nuestro fundador. Jean Vanier pasó un largo tiempo en oración silenciosa ante el féretro de Joseph Wresinski en la capilla de Méry sur Oise y, en ese momento, supimos que podíamos contar con su amistad, con su confianza, su experiencia y sabiduría. En varias ocasiones nuestras reuniones con él nos han orientado, especialmente cuando tuvimos que pensar en nuestra gobernanza y establecer un proceso de discernimiento para elegir a las personas a quienes queremos confiar la animación de nuestro movimiento.
En el año 2000, Jean Vanier escribía en nuestra publicación Revista Cuarto Mundo:

  • «Sin duda, las personas comprometidas en ATD Cuarto Mundo y en el Arca tenemos un punto en común: el reconocimiento de sabernos transformados, cambiados, a través del encuentro con la persona excluida y marginal. Este encuentro nos revela elementos fundamentales de esta persona, pero también de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. La marginalidad nos muestra la opresión de nuestra sociedad, cada vez más, basada en la competición y el rendimiento y donde las personas más débiles se encuentran cada vez más excluidas».

En todos sus escritos, Jean Vanier muestra su alegría a la hora de vivir la fraternidad con las personas a quienes nadie considera y da testimonio del poder de la simplicidad de esta fraternidad.
Hoy, a su vez, nosotros sentimos hacia ustedes la misma amistad que unió a nuestros fundadores. Ustedes forman parte de las personas que contribuyen a reafirmar nuestra confianza y a dar solidez a nuestra iniciativa. Esta vida compartida que ustedes viven a diario es, para nosotros, algo precioso que  nos habla de lo esencial en un mundo que intenta protegerse de las personas más vulnerables en vez de considerarlas como una suerte. Todos los miembros del Movimiento ATD Cuarto Mundo que han compartido un tiempo su experiencia diaria han sentido que su manera de convivir les marcaba profunda y durablemente.
Podemos imaginar por lo que ustedes pasan en estos momentos porque nosotros mismos ya hemos pasado por ello. Su fundador les ha dado la garantía de que, si hacen que los más vulnerables guíen sus vidas, entonces, encontrarán la fuerza necesaria para avanzar y mantenerse unidos.
Tienen que saber que pueden contar con nuestra amistad.
Un cordial saludo.
En nombre de todos los miembros del Movimiento ATD Cuarto Mundo, el equipo de Delegación General.

* El Arca está constituido por comunidades donde viven y trabajan conjuntamente personas adultas en situación de discapacidad intelectual y los «ayudantes» que les acompañan. Estas comunidades proponen a todos sus miembros asociarse y establecer relaciones interpersonales que vayan más allá de la mera relación de ayuda. En el Arca se intenta «vivir con» las personas con diversidad funcional, más que «hacer algo por o para» ellas. Cada comunidad del Arca se fundamenta en tres dimensiones: la dimensión comunitaria, la dimensión profesional y la dimensión espiritual.
Existen cientos de comunidades del Arca en el mundo. (Extractos del sitio web del Arca Francia y el Arca Internacional)