Tanzania: niñas y niños proponen mejoras sobre medidas y dimensiones de la pobreza

Fotografía: grupo de niñas y niños del Distrito Rural de Hai

El mundo que necesita mejorar las definiciones que tenemos de la pobreza; niñas y niños de Tanzania aportan su contribución.

En la región del Kilimanjaro, estudiantes en situación de pobreza participaron en un proyecto de investigación internacional que busca nuevas formas de definir y medir la pobreza. La investigación, dirigida por miembros del ATD Cuarto Mundo forma parte de un Proyecto de investigación participativa sobre dimensiones y medidas de la pobreza.* En un trabajo conjunto con la Municipalidad de Moshi y el Distrito Rural de Hai, el equipo de investigación de Tanzania estableció un diálogo con niñas y niños de las Escuelas Primarias Mwereni y Karama. En cada una de las escuelas, ocho estudiantes entre 9 y 14 años, cuatro niñas y cuatro niños, constituyeron grupos de pares y participaron en las sesiones durante tres días.

Niñas y niños de la Escuela Primaria Mwereni

Las niñas y niñas se expresaron abiertamente sobre lo que para ellos significa la extrema pobreza y describieron los efectos en sus familias, vecindarios y compañeras y compañeros de clase. La pobreza afecta a los jóvenes estudiantes de manera directa y de múltiples formas. Algunas niñas y niños tienen que recorrer largas distancias para ir a la escuela. Otros no tienen suficiente dinero para ir a la escuela o para seguir estudiando una vez que han empezado. Algunas familias no tienen suficientes alimentos en casa. Las niñas y niños hablaron sobre vestir prendas muy usadas o no tener un par de buenos zapatos.

Las niñas y niños destacaron la importancia crucial de su situación familiar. En ocasiones tienen que vivir con parientes en hogares donde la vida diaria es muy difícil. También puede que, en esta situación, tengan que hacer tareas domésticas o ganar dinero fuera de casa, en ocasiones haciendo trabajos duros en el campo. Esto significa que las niñas o niños no tienen suficiente tiempo o energía para estudiar, o incluso para asistir a la escuela. En estas circunstancias, algunas niñas y niños terminan viviendo en la calle, sin domicilio y en situación de gran vulnerabilidad.

Niñas y niños de la Escuela Primaria Karama

Estas situaciones de extrema pobreza tienen consecuencias directas en los derechos de los niños definidos por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Vivir en situación de extrema pobreza significa negar a estos niños el derecho a gozar de una infancia plena y aumenta la probabilidad de vivir en situación de pobreza y exclusión cuando sean adultos.

Este artículo es una adaptación del artículo publicado en el August 2018 newsletter [Boletín informativo de agosto] de ATD Cuarto Mundo Tanzania.

*ATD Cuarto Mundo lleva a cabo una un proyecto plurianual de investigación-acción participativa en colaboración con la Universidad de Oxford que permite una reflexión en pie de igualdad entre personas que viven de primera mano una experiencia de extrema pobreza con otros expertos. Uno de los objetivos de esta investigación es complementar las definiciones de la pobreza concebidas desde la teoría (de manera jerárquica) con las definiciones de quienes la viven, así como demostrar que es posible utilizar metodologías que permiten el cumplimiento de la obligación en materia de derechos humanos de implicar a las personas en situación de pobreza en la concepción de políticas globales.

Puede interesarle también: