Proyecto de alfabetización en la Lonja [Mercado] de Pescado

  • “¡No duden en aprender! Así es como podemos superar la ignorancia” – un participante del mercado de pescado.

De julio a noviembre de 2016 cerca de 20 personas, con el apoyo de la dirección de la “Lonja [Mercado] de pescado” y el equipo de ATD Cuarto Mundo, han participado regularmente en el curso de alfabetización en Swahili. El aula del curso se encontraba en su mismo lugar de trabajo, la Lonja [Mercado] de Pescado, en una sala cedida por el equipo de gestión del mismo.
Dos enseñantes del distrito educativo de Ilala han impartido las clases aplicando una nueva metodología pedagógica para la educación de adultos: Ndiyo Ninaweza (Sí puedo).

El grupo estaba constituido por jóvenes y adultos que tenían como experiencia común el no haber podido cursar estudios primarios en su infancia. Han aceptado asumir un espíritu infantil, dejando atrás la vergüenza que pudieran sentir y han hecho prueba de determinación y valor. Al impartir los cursos a proximidad del lugar de trabajo, se ha demostrado que si existen las condiciones apropiadas para aprender, las personas adultas pueden lograrlo, con independencia de sus condiciones de vida.

Las alumnas y alumnos han expresado que su motivación principal a la hora de realizar esta formación era mejorar su vida, encontrar un mejor trabajo y han añadido: “Es una cuestión de dignidad, me puedo sentir completamente reconocida como persona, como todo el mundo, y puedo conocer mejor mis derechos“.

Lo que las alumnas y alumnos han experimentado entre ellos sobrepasa el marco de un simple curso. Han compartido una aventura común y han aprendido a conocerse mutuamente. Estaban felices de encontrarse cada semana. Varios de ellos han asumido responsabilidades como: la preparación del aula, la distribución de las sillas y la preparación del material pedagógico.

Uno de los participantes más jóvenes afirmó: “Nos sentimos verdaderamente parte de una familia, nos reunimos, compartimos, nos apoyamos mutuamente. Si alguien falta a clase un día, vamos a buscarlo. Intentamos avanzar juntos”.

El día de la entrega de diplomas fue un día de orgullo para todas las personas participantes y sirve de aliento para que otras se atrevan a iniciar una formación como esta.

Véase también la historia de Jenifa, que explica su itinerario como alumna en una de las 1001 Historias de Resistencia: Pobreza Nunca Más : Nace la esperanza, aprendo a leer.