POBREZA NUNCA MÁS: Felicitación de año nuevo del Presidente del Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo

¿Y si viviéramos en una sociedad sin miseria ni exclusión social?

¿Si todas aquellas personas que se niegan a que la miseria se vea como algo inevitable actuaran y se hicieran oír para que esto se hiciera realidad?

El pasado año, todos los países del mundo aprobaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El primer objetivo es poner fin a la extrema pobreza antes de 2030, al tiempo que aprendemos a no dejar a nadie atrás. Ahora, la ciudadanía y el conjunto de las fuerzas vivas de nuestras sociedades deben exigir que se apliquen estos compromisos y también deben llevarlo a cabo ellos mismos.

En 2016, varios movimientos políticos se han creído autorizados a hablar en nombre de quienes se sienten excluidos por la sociedad. Han invocado el sufrimiento de estas personas para generar miedo, para instar a construir muros y rechazar a las personas extranjeras. En la historia con mucha frecuencia se ha promovido el resentimiento y la violencia en nombre de las personas que viven en situación de pobreza.

En 2017, nos gustaría dar a conocer al mundo a un hombre que invitó a las personas que viven en situación de pobreza a unirse y crear alianzas con personas de todos los medios sociales para poner fin a las lógicas de exclusión que sufren las personas más pobres. Esta propuesta constituye una respuesta a la violencia de la miseria y de la exclusión. El 17 de octubre de 1987, lanzó un llamado grabado en el Atrio de las libertades y de los derechos humanos en París: “Allí donde hay hombres y mujeres condenados a vivir en la miseria, los derechos humanos son violados. Unirse para hacerlos respetar es un deber sagrado”. La Organización de las Naciones Unidas proclamó esta fecha como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

El precursor de esta corriente, Joseph Wresinski, nació él mismo en situación de extrema pobreza en un centro de retención para extranjeros indeseables, el 12 de febrero de 2017. Desde la infancia aprendió en su familia, como hacen todas las niñas y niños pobres del mundo, que lo peor de la situación de miseria, “para el ser humano no es tener hambre o no saber leer, ni siquiera es la falta de trabajo. La peor de las desgracias es ser conscientes de que nadie te tiene en cuenta, hasta el punto que incluso sus sufrimientos son ignorados”. Durante 40 años, Joseph Wresinski buscó a quienes como él vivían este sufrimiento que denominó exclusión social.

En 1957, conjuntamente con las y los vecinos de un asentamiento de emergencia en la región de Isla de Francia [región de París], creó un movimiento — convertido en movimiento mundial, el Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo— para rechazar el despilfarro humano consecuencia de la extrema pobreza y llamar a la construcción de una alianza de todos para erradicar la miseria. Miles de personas en situación de pobreza extrema se identifican a partir de su experiencia de humillación y su ambición por un mundo libre de exclusión y de miseria.

Relatar la historia de Joseph Wresinski es dar a conocer la profunda aspiración de las personas que viven en situación de extrema pobreza a ser reconocidas íntegramente como seres humanos y construir una humanidad que no deje a nadie atrás. Francia ha decidido inscribir el centenario de su nacimiento en el calendario de conmemoraciones nacionales del año 2017. El Comité Nacional de Francia ante la UNESCO ha decidido patrocinar todos los eventos que se celebrarán con motivo del centenario.

Por su parte, ATD Cuarto Mundo y el Comité Internacional 17 de Octubre , han decidido lanzar una campaña de movilización ciudadana para decir que no queremos pobreza NUNCA MÁS y difundir este Compromiso de Acción:

  • La extrema pobreza es una forma de violencia, provoca humillaciones, encierra en el silencio y destruye vidas.
  • Sin embargo, la miseria no es inevitable. Quienes la sufren no dejan de resistir y el mundo necesita de su inteligencia para superar los desafíos que afronta.
  • Así como rechazamos la esclavitud y el apartheid, rechazamos la extrema pobreza y el derroche humano que representa.
  • En el mundo entero, personas en situación de exclusión se hacen oír y actúan, otras se suman a ellas para construir juntas un mundo de paz que no deje a nadie atrás.

Reciban todas y todos ustedes mis mejores deseos para el año 2017. ¡Feliz 2017!