De la pobreza a la participación | Ciudad de México

“Allí donde hay hombres condenados a vivir en la miseria,
los derechos humanos son violados.
Unirse para hacerlos respetar es un deber sagrado”.
Joseph Wresinski

Convocadas por ATD Cuarto Mundo, se reunieron el 17 de octubre de 1987 en la plaza de los Derechos Humanos en París 100 000 personas del mundo entero decididas a expresar su rechazo a la fatalidad de la miseria y su compromiso personal en la lucha por la dignidad de todas las personas. Este es el origen del que fue más tarde declarado por las Naciones Unidas ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’. Desde entonces, ATD Cuarto Mundo promueve el día como una oportunidad de encuentro, diálogo y reflexión entre los más pobres y el resto de ciudadanos, sobre todo como espacio de pleno reconocimiento de la palabra y la acción de los que están en situación de pobreza.

Este año, el ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’ ha sido conmemorado por primera vez en la colonia ‘Mesa los Hornos’ en la delegación Tlalpan en Ciudad de México. Al origen de esta conmemoración, organizada fundamentalmente por un grupo de madres de la colonia, están los más de dos años de convivencia alrededor de la Biblioteca de Calle animada por ATD Cuarto Mundo en el seno de esta comunidad al sur de la capital del país.

Reunión de preparación.
Reunión de preparación.
  • “La mañana que hablamos por primera vez con las mamás del ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’ nos dimos cuenta de que nunca habían oído hablar de él. Sin embargo, no nos hizo falta decir sino unas pocas palabras para que nos hicieran ver hasta qué punto habían conectado con el sentido del día. En muy pocos minutos, expresaron a través de todo su entusiasmo y sus ideas que éste era sin lugar a dudas su día, que les pertenecía. Al principio, nosotros llegamos con la idea de celebrarlo en algún tipo de local en el barrio —el comedor comunitario o el centro de salud o incluso en los locales de la Delegación— , pero muy rapidamente las mamás dijeron que habia que hacerlo en la misma calle, a las puertas de sus propias casas, y empezaron a imagnar una celebración comunitaria, algo totalmente propio que pudiera unir a todos aldededor de un mensaje común — tal como dijo Natalia Cruz— , decir todos juntos “no a la pobreza”.
  • Beatriz Monje | voluntaria permanente ATD Cuarto Mundo

La conmemorción tuvo lugar el domingo 16 de octubre. Durante las semanas anteriores, las mujeres del grupo de preparación se encargaron de invitar a todos lo vecinos de la colonia, y los animadores de la Biblioteca de Calle de invitar a otros miembros de ATD Cuarto Mundo y amigos que, sin vivir en ‘Mesa Los Hornos’, podrían desear también participar en este día de unión y aprendizaje para la lucha contra la pobreza. Al final, alrededor de 25 personas llegaron desde otros puntos de la ciudad y unas 75 lo hicieron de la colonia misma. Fue una verdadera fiesta de humanidad, inteligencia, lucha y dignidad, una celebración también de todo lo compartido gracias a los años de Biblioteca de Calle.

Play with YouTube

By clicking on the video you accept that YouTube drop its cookies on your browser.

Karina Aguilar | Mesa Los Hornos, fragmento de su mensaje de apertura

A lo largo de las semanas de preparación, el programa del día fue tomando forma gracias a las ideas de todos: un primer tiempo de talleres; una ceremonia alrededor de testimonios de compromiso, unión y lucha; y un último tiempo de convivio alrededor de un almuerzo en el que cada uno aportaba algo. En el corazón del programa estuvo el deseo de cada uno de ofrecer lo mejor de sí mismo: un taller de tejido, ideas para las palabras de bienvenida, la lectura de un mensaje en nombre de las madres de familia, un taller de dulceros para los niños, aguas de frutas para el convivio, globos para decorar la carpa, guisados y tortillas para compartir…

Matt Davies, voluntario permanente y coordinador de la Biblioteca de Calle, abrió el tiempo de testimonios hablado de diferentes lugares del mundo en los que otros se reúnen alrededor de personas que luchan también para superar los desafíos que presenta la pobreza. Fue en este contexto en el que Natalia Cruz leyó el mensaje escrito por ella misma y algunas otras madres de la colonia.

  • “Aquí discriminan mucho a las personas, te preguntan de dónde vienes. “¿Eres de Hornos? ¡Hazte para allá!” Porque somos las más pobres, las invasoras, o como nos quieren llamar… nos quieren así tratar. Dicen, “Ahí vienen los mugrosos de los hornos”, pero la mugre no está en tu vestidura, la mugre está fija en tu cabeza, en cómo piensas, en qué clase de persona eres, en tu forma de ser, en tu forma de hablar, en tu forma de convivir con tus vecinos, ahí está. A nuestros hijos les decimos, “Si ustedes van a la escuela, no se avergüencen de donde viven, no se avergüencen de su raza, de su familia, sean originales.”
  • Las mamás nos la ingeniamos como podemos, nos hacemos en tres o cuatro pedazos en el día: “Hoy voy a vender, me vengo donde mis hijos, me pongo a lavar, tengo que cumplir en el hogar con todo para que me salga todo bien.” El chiste es que en un hogar uno tiene que ver la forma de solventar la economía, pero a veces, si estamos en un trabajo y no vemos a nuestros hijos, se descarrilan; entonces las mamás somos más inventivas, ¡las mamás somos más inteligentes!
  • Queremos que los seres humanos seamos más unidos, porque la unión hace la fuerza.”
  • Socorro Lugo, Karina Aguilar, Natalia Cruz y Laura Martínez | ‘Mesa Los Hornos’

La ceremonia continuó con la lectura de algunos de los mensajes de rechazo a la pobreza que se habían escrito durante uno de los talleres, y finalmente el mensaje de Karla Anzo, animadora de la Biblioteca de Calle.

Play with YouTube

By clicking on the video you accept that YouTube drop its cookies on your browser.

Olga Lidia Pérez | Mesa Los Hornos

Play with YouTube

By clicking on the video you accept that YouTube drop its cookies on your browser.

Karla Anzo | animadora de la Biblioteca de Calle

ATD Cuarto Mundo no ha dejado de afirmar a lo largo de los años que el ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’ no debería ser nunca un día para el protagonismo de los responsables políticos o las asociaciones, aún menos uno en el que las personas en situación de pobreza no participan en igualdad de condiciones o el conocimiento imprescindible del que son portadoras no sea reconocido. Lo esencial de este día está en la voluntad de unirse para rendir homenaje y aprender de los héroes que cada resisten a la pobreza extrema. Será ese camino, que nos lleva de la pobreza a la plena participación, el que podrá transformar las políticas públicas y las iniciativas privadas de lucha contra la pobreza; será esa unión en la que nadie es considerado solamente como objeto de asitencia la que podrá ser origen para una nueva sociedad justa y fraterna.

  • “Fue muy emocionante ver a personas de la colonia, unas que conocíamos ya pero otras que fueron invitados por sus vecinos, convivir con personas que venían de otras partes de la ciudad por una sola causa: unirse para compartir sus deseos por un mundo mejor. Esta unión en una ciudad tan dividida por los orígenes sociales, donde la mezcla social casi no se da en ningún espacio, fue simbólicamente muy importante.”
  • Matt Davies | voluntario permanente ATD Cuarto Mundo

La conmemoración este año del ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’ en la colonia ‘Mesa Los Hornos’ ha sido —a pesar de la conciencia plena del camino largo— una celebración de la confianza mutua, de la inteligencia de todos, de la capacidad de provocar cambio cuando las personas se unen, del compartir y la fraternidad que debería guiar la marcha de nuestras sociedades.

Al final del día, Socorro Lugo, una de las madres del grupo de preparación, decía “Estoy muy triste porque este día se acaba”. Después de tantas semanas de ilusión y trabajo, sus palabras no son sino una invitación a que este día no se acabe nunca, a continuar construyendo ese mundo mejor que todos pudieron experimentar durante esta movilizadora conmemoración del ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’ en Ciudad de México, a continuar practicando la fraternidad y la justicia.