Éxito del Coloquio sobre el Cruce de Saberes en el CNRS

Me sorprende que se haya necesitado tanto tiempo para organizar esta reunión. La investigación participativa también es investigación”: al inaugurar el seminario, Thierry Mandon, secretario de Estado para la Enseñanza Superior y la Investigación, ha rendido homenaje a ATD Cuarto Mundo. “Lo que ustedes hacen es fundamental“, declaró, haciendo alusión al papel que desempeña la asociación en la promoción de la participación de las personas en situación más grave de pobreza, tras reconocer que: “La palabra pobreza induce una distancia, la persona pobre está alejada”.

El 1º de marzo, el CNRS (Centro Nacional de la Investigación Científica) celebró en París el Coloquio “Construir el saber con los conocimientos de todas las personas”. Una jornada de intercambio organizada conjuntamente con el CNAM (Conservatorio Nacional de Artes y Oficios) y ATD Cuarto Mundo, que ha significado un significativo reconocimiento de la iniciativa del Cruce de Saberes que actualmente constituye una autoridad en ámbitos profesionales como la salud, educación, trabajo social, etc…

Claude Ferrand, voluntario de ATD Cuarto Mundo, promotor de esta iniciativa y coordinador de la preparación de este coloquio, recordó que el Cruce de Saberes consiste en “vincular” tres tipos de conocimientos reconocidos en pie de igualdad: el de las personas que trabajan en investigación, el de profesionales a partir de su práctica y, por último, el de las personas que han vivido o viven en situación de pobreza, a partir de su experiencia vital. Desde hace casi 20 años, se ha construido una red de universitarios, profesionales y militantes Cuarto Mundo que suscita relaciones con un verdadero cruce de saberes.

Claude Ferrand
  • “Vivir en situación de miseria no quiere decir carecer de inteligencia, es fundamental destacar esta afirmación con firmeza. Muchas veces, intentamos solucionar la pobreza poniendo en marcha respuestas que no han sido pensadas ni reflexionadas con quienes la padecen. (…) Sin embargo, si nos escuchan, si nos dan los medios necesarios, como ha sido el caso durante el programa Cuarto Mundo – Universidad, el Cruce de Saberes es posible”, explicaba en 1999 Jean-Marie Lefevre, durante la presentación del libro El Cruce de Saberes.

El método intenta de este modo crear las condiciones que permitan la expresión de las personas cuya vida ha estado marcada por la violencia de la pobreza: estar en grupo y no solo, apoyado por otras personas que van a facilitar el diálogo con otras personas investigadoras y construir un conocimiento colectivo y transmisible.

Actualmente varias instituciones se apropian de la iniciativa del Cruce de Saberes, como el Consejo Económico Social y Medioambiental francés, que para varios de sus dictámenes ha decidido contar con verdaderos tiempos de trabajo con personas que viven en situación de pobreza. Otros programas de investigación se han realizado mediante el Cruce de Saberes durante estos últimos años, especialmente en Quebec.

Ante una sala plena en la que participaban conjuntamente investigadores, profesionales de la acción social y militantes Cuarto Mundo, se ha debatido sobre las condiciones de éxito y los desafíos de la investigación “en Cruce de Saberes”. Especialmente han evocado la investigación en curso sobre los indicadores para medir la pobreza, una colaboración conjunta de ATD Cuarto Mundo y la Universidad de Oxford.

Durante el tiempo de diálogo una persona ha preguntado si “se podía hacer ciencia y querer lograr un efecto transformador“. La directora del CNRS, Nonna Mayer, ha afirmado que “ambas iniciativas son complementarias.

Este diálogo es revolucionario puesto que estamos muy lejos de haberlo logrado. “Ha sido un proceso largo y difícil que la comunidad científica admitiera que las personas en situación de pobreza fueran reconocidas y consideradas como copartícipes en la investigación“, recuerda Xavier Godinot, de ATD Cuarto Mundo.

“ha llegado el momento en que las personas que viven en situación de pobreza y exclusión social puedan encontrar espacios en los que compartir libremente sus preguntas, su perspectiva sobre el mundo, cuestionar los diferentes conocimientos y contribuir a forjar nuevas maneras de ver y de actuar.” Se ha felicitado Claire Edon, presidenta de ATD Cuarto Mundo Francia, “el mundo científico puede contribuir significativamente a reforzar este impulso. Para lograrlo, más allá del coloquio, es urgente establecer un dispositivo permanente vinculado a la Universidad que permita a científicos, profesionales y personas en situación de pobreza comprometidas en asociaciones, trabajar conjuntamente en la elaboración de conocimientos nuevos”.